La Importancia de la Meditación Guiada

La importancia de la meditación guiada se caracteriza por ser una actividad realizada por dos partes. De un lado tenemos al que guía y dirige la meditación y por la otra parte, el que recibe y realiza el trabajo de visualización. 

Quien facilita la actividad da, de manera sencilla, el paso a paso de la visualización, además de la respiración y la intención.

La toma de consciencia de la respiración es fundamental para iniciar la actividad.  Eso quiere decir dejar el modo automático de respirar para pasar al modo consciente.

Respiro y aspiro todo lo que quiero para mi vida.

Expiro y elimino todo lo que ya no quiero.

Esto para el cerebro es real. Porque no puede distinguir entre real y no real.

Hay que vivirlo para comprenderlo.

Existe algo llamado meditaciones resolutivas, que están hechas para lograr una meta concreta. Como sanar el vínculo con la familia (de manera similar a como trabajan las constelaciones familiares), recuerdos, obsesiones, problemas actuales, superar miedos, empoderamiento, bloqueos, acompañamiento de enfermedades, derribar creencias y/o lograr una mejor versión de sí mismo.

Cuando visualizo algo que deseo, ya lo hice real en una parte del universo. Tengo muchas posibilidades que eso se replique en el mundo visible.

Cuando tengo problemas me permite tener una visión desde otro punto de vista. Encuentro las respuestas honestas y sensatas en mi interior.  Muchas veces lo complicado se vuelve simple.

“Cuando uno cambia, cambia la realidad” se repite en los ambientes New Age, pero no nos dicen como cambiar uno. La meditación guiada es la mejor manera de lograrlo.

Lo que no es la meditación guiada.

Lo que no es la meditación guiada es que visualizo al cáncer le digo que se desintegré y él lo hace. No funciona así. Ni la enfermedad ni la meditación guiada.

No es ni mindfull, ni hipnosis.

No es un método de escape. Aunque puedo aprender a hacer mi refugio dentro mío cuando es necesario.  

No es constelaciones familiares, PERO se pueden hacer dinámicas muy parecidas y efectivas, con menos puesta en escena y de manera más sencilla.

No es una relajación, aunque para realizar una meditación guiada es necesario estar relajado. La relajación es el medio no el fin. Uno se relaja y calma, para poder realizar un trabajo dentro de su interior. En una meditación guiada resolutiva ideal, encuentro lo que busco en mi interior y después tomo una acción en mi vida.

Siento que hoy por hoy, especialmente después del confinamiento, mucha gente quiere aprender a meditar y termina cayendo en meditaciones de silencio y para calmar la mente. Como si eso fuese todo lo que hay .. silencio o mantras…

La meditación guiada es otra cosa, si es calmar la mente, es silencio, pero es la imaginación al servicio de la sanación, es acceder a lo más profundo de nuestro ser para lograr objetivos concretos. Como en todo en la vida, hay diferentes niveles de profundización.

Es tan maravilloso, tan mágico que no hay manera de transmitirlo con palabras, hay que vivirlo. Cada uno lo vive de manera diferente.

«Conócete a ti mismo y conocerás el universo y los dioses» rezaba el oráculo de Delfos.

¿Cómo es que sucede lo que sucede?

En la meditación guiada hay un lenguaje donde no tengo control entonces puedo dejar de hacer trabajar la mente, la razón, es una manera de acceder a lo profundo de nuestras pensamientos y emociones , a esos que no accedemos fácilmente.

De alguna manera la razón es la cárcel del alma.

En términos informáticos, “es una forma de acceder al disco duro y reescribirlo”

Existe el mundo visible, y el mundo invisible, del que no sabemos nada, pero cada vez conocemos más.

Claramente, existe el mundo invisible, y allí pasan cosas, la prueba clara es internet que llega de modo invisible a nuestros aparatos portátiles.

La meditación guiada tiene una inferencia en el mundo invisible.

Las civilizaciones antiguas hablaban del éter, pero todo intento de comprenderlo nos sobrepasa. Hoy la ciencia moderna habla de campos de Higgs o de la partícula de Dios. Lo mismo, pero con distinto nombre y mucha más matemática.

Resumiendo, pareciera que el éter es el campo por el que circulan las frecuencias y las vibraciones. No existiría el vacío.

Este campo o medio que fluye entre nosotros llamado éter se comportaría como el agua.

La importancia de la meditacion guiada

Es por eso que se dice que cuando uno cambia la vibración atraigo lo que vibra en mí misma frecuencia.

Nosotros lo logramos haciendo oscilar el cerebro en la frecuencia indicada para meditación. Esta frecuencia se llama ondas Alfa.

¿Qué son las ondas alfas?

La persona cuando esta realizando la meditación guiada cambia la oscilación electromagnética de su cerebro. En 1924, Hans Berger descubrió la existencia de las ondas electromagnéticas en el cerebro. La persona que está realizando una meditación oscila en una frecuencia llamada alfa.

Las ondas alfa son las que oscilan a una frecuencia baja entre 8 y 13 Hz. Tienen origen en el lóbulo occipital donde se encuentra la corteza visual.

Este tipo de oscilación en el cerebro mejora los procesos mentales, calman a la persona, potencia la memoria, ayuda a estar más concentrado e impulsa la creatividad.

Te dejo una meditacion guiada grabada que me gusta mucho. Ahora no vayas a pensar que se es lo mismo que una meditación en presencial o en grupo. Meditación guiada para dormir

¿Qué cambios se notan de manera inmediata?

En el mismo momento que estamos haciendo la meditación guiada nuestro cerebro cambia de frecuencia. Empezamos a vibrar en oscilación alfa.

Al terminar la meditación podemos ya mismo observar: cambios en la cara, en la voz, en la manera de hablar, de respirar. La persona está más tranquila.

Si la persona había optado por una meditación resolutiva con una meta en particular, encuentra las respuestas que estaba buscando dentro de sí, encuentra la certeza de la acción que tiene que tomar en su vida y la energía para hacerlo.

¿Como es hacer una meditación guiada con nosotros?

Necesitamos saber cuál es la meta que le gustaría alcanzar al consultante. Armonización, sanar el vínculo con los padres, familiares, recuerdos, problemas actuales, superar miedos, empoderamiento, rotura de bloqueos (tipo sexuales), acompañamiento de enfermedades, derribar creencias y/o lograr una mejor versión de sí mismo.

Cada encuentro es distinto, pero hay 60 minutos de conversación, donde la persona nos comparte su necesidad. Luego 15 minutos de meditación guiada y 15 minutos de cierre de la actividad.

¿Y si solo se trata de saber frotar la lámpara? Si queres conocer más el mundo de la meditación guiada en profundidad Escribime