Las fuerzas del cielo

Cuando en nuestro ser quede impreso que hay un mundo visible y un mundo invisible podremos comprender a fondo lo que son las fuerzas del cielo.

Esta sociedad está basada en el de ateo materialismo y no en las fuerzas del cielo.  Algo así como que somos productos del azar, de la evolución, básicamente que un pez hace millones de años salió del agua y dijo “Hoy voy a caminar” y ahí le surgieron un montón de adaptaciones hasta que llegamos a la actualidad.

La mala noticia que tengo para los ateos materialistas es que ellos también creen en algo. Creen en la teoría de la evolución, que por cierto nació en universidades yanquis. Les dejo el capítulo de Friends que retrata bien como para Ross es casi una religión la teoría de la evolución.  «Ross no quiere aceptar que es solo una teoría»

Volviendo a como era el mundo hasta que nos impusieron este cartesianismo. Los pueblos siempre creyeron en el mundo invisible. Ya sea, hablar con los muertos, los dioses, las maldiciones, las bendiciones, los rituales.

Siempre hubo el mundo invisible.

En las batallas siempre estaban los dioses en el medio. En la “Ilíada” en la puerta de Troya no solo estaban los soldados, sino que estaban los dioses haciendo alianzas y venganzas entre ellos.

En la Bhagavad-Gita Ajurna, el protagonista, esta todo el tiempo aconsejado (para el bien y para el mal) por el dios Krishna.

Dirán bueno, pero eso no existe hoy no tenemos dioses que se nos aparezcan y nos hablen … pero… las fuerzas del cielo siguen actuando … así como las maldiciones y el vudú existen también existen las fuerzas del cielo. ¿Nunca te paso algo imposible? ¿Qué estes en este mundo no te parece lo suficientemente asombroso?

Una prueba es la frase del empresario y banquero J. P. Morgan que decía: “los millonarios no utilizan la astrología, los multimillonarios, sí”. Básicamente a vos te dan de comer ateo materialismo, pero ellos no lo comen. 

Las fuerzas del cielo y el éter

Luego recordemos que, así como los peces están rodeados del fluido agua nosotros estamos rodeados del fluido éter.

Aristóteles, Kant, Newton, Einstein hablaban del éter. Luego la educación se lo cargo.

Así como no nos es tan loco pensar que un delfín se puede comunicar a la distancia a través de ondas, lo mismo pasa con nosotros. Estamos todos en el mismo fluido y de alguna manera todos comunicados.

Entonces la frecuencia en la que estamos de alguna manera se sintoniza con esa frecuencia. Por eso ocurren a veces cosas imposibles.

Gracias al éter podemos también entender más lógicamente como los gemelos pueden saber que le pasa al otro a distancia. Después de todo ¿Cómo llega el Wi fi a los dispositivos electrónicos?

También podemos entender los casos que ante la muerte una persona lo resiente estando lejos.  La intuición y la clarividencia.

Mucho del comportamiento sorprendente de los animales se explica más por frecuencias más que información sensorial.

Las fuerzas del cielo en tu vida

Te preguntaras como las fuerzas del cielo te pueden ayudar a ti concretamente en tu vida. Bueno para eso te voy a recomendar un libro que me ayudo mucho a entender como recibir ayuda del otro lado  «Método Silva»

La primera forma de acercarnos a las fuerzas del cielo es a través de la meditación guiada y para eso te dejo mi artículo «La importancia de la meditación guiada» mis servicios «Armonización de los chakras»

Lo que te puedo decir es que, aunque vos nos no creas en esto… te aseguro que todos los ricos del mundo si lo hacen y por eso tienen sus astrólogos y maestros personales.

La astrología, es otra de las manera de acercarse a las fuerzas del cielo,  es una gran herramienta también recordemos que hay muchos tipos de astrología. Una de las mas interesante sin duda es la astrología karmica que incluye bastante información bastante precisa sobre tu vida. Hay tipos la astrología natal, la mundana, la electiva y la horaria. Es cuestión que encuentres tu camino ahí.

Si te interesa saber más de como las fuerzas del cielo pueden estar de tu lado, no dudes en contactarme a mariacajaraville@protonmail.com